Noticias

Ciertos sindicalistas que dicen representar a todos los maestros, pero hablan solo por algunos, no aprenden más. Son unos verdaderos “maleducados”.

Mientras vamos derechito hacia los 50 mil muertos y más de 2 millones de contagiados, en el medio de una campaña de vacunación demasiado lenta, una inflación en ascenso, uno de los índices de pobreza más altos de la historia, una abrupta caída del salario y de las jubilaciones y el temor de que el dólar se vuelva a disparar, en el gobierno parecen más preocupados en manipular la fecha de las elecciones, con el objetivo de evitar una derrota, que en llevar alivio para algunos de los gravísimos problemas que tiene la Argentina.

Ayer fui al supermercado. Es algo que suelo hacer cada tanto, en especial para comparar el precio y la calidad de los productos que compro siempre. Es una experiencia que le recomendaría repetir al presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández, y también a los líderes de la oposición, porque no. Entiendo que Alberto y Cristina están demasiado ocupados en sus asuntos. Tratar de postergar las elecciones uno, poner a jueces amigos y tratar de cobrar las dos jubilaciones de privilegio y un retroactivo de mas de 100 millones de pesos la otra, aunque ahora tendrá que esperar, porque el juez hizo lugar a la apelación presentada por un particular. La voy a hacer bien corta, para no aburrir: compré cuatro “pavadas”. Gasté casi 1.600 pesos.

(Columna publicada en Diario La Nación) Solo una anomalía institucional o un "golpe no tradicional" podrían ayudar a la vicepresidenta a salir del laberinto judicial en el que se encuentra. Un año y nueve meses después de haber ungido a Alberto Fernández candidato a presidente, ella todavía le reprocha "falta de voluntad política" para ayudarla a lograr su impunidad. Más: Cristina se siente, en este aspecto en particular, profundamente defraudada por su compañero de fórmula.

Mientras los argentinos seguimos angustiados, en el medio de la pandemia, una campaña de vacunación contra el COVID cuyo ritmo es demasiado lento, una inflación galopante que ya es una de las más altas del mundo, y un aumento en los casos de inseguridad que se ocultan o se disimulan, Cristina Fernández sigue atrapada en su laberinto judicial, y en los próximos días retomará su agenda personal, obsesiva y de espaldas a las necesidades de la gente.

Superficial y provocadora como es, la vicepresidenta Cristina Fernández festejó la publicación de Lancet de los resultados parciales de la fase III del ensayo clínico de la vacuna Sputnik V como si fuera un partido de fútbol. “Es-pec-ta-cu-lar” escribió en su cuenta de twitter. Nadie puede negar que se trata de una buena noticia. No solo por el porcentaje de eficacia de la vacuna, con más del 90 por ciento de inmunidad, según afirman los estudios. También porque los niveles de desconfianza que había alimentado la falta de información, y la no aprobación de los organismos de control de la salud de los Estados Unidos y Europa, hacía que mucha gente se resistiera a aplicársela.

Hace poquito, respondiendo una pregunta de una colega, dije que me parecía peligroso, para el país, que a Máximo Kirchner lo conviertan en presidente. Presidente, o cualquier función ejecutiva de alta responsabilidad.

Los tres casos que estamos exponiendo en Esta Mañana y que involucran a Cristina Fernández, La Cámpora, el señor feudal de Formosa, Gildo Insfrán, el gobernador Axel Kicillof y por carácter transitivo, al presidente, Alberto Fernández, son doblemente escandalosos, porque tienen lugar en el medio de una pandemia que ya mató a casi 48 mil argentinos.

 

Este lunes 1° de febrero arranca “Esta mañana”, el nuevo programa que conducirá Luis Majul, de lunes a viernes, de 6 a 9, por Radio Rivadavia.

El próximo lunes primero de febrero, a partir de las 6, volveré a conducir un programa de radio de “la primera mañana”. Será en Rivadavia AM 630, por donde pasaron gigantes de la radio como Héctor Larrea, Antonio Carrizo, Cacho Fontana y Magdalena Ruiz Guiñazú, entre otros. El programa se llama “Esta mañana”. Logramos formar un equipo excepcional, sobre el que te contaré, enseguida, aparte.